Poesía Oral

Loading...

lunes, 14 de julio de 2014

¿Vos que le dirías a tus hijxs?

Foto de Laura Sussini

Domingo, sale el sol, tras tardes y noches húmedas en este julio porteño. Argentina, casi es campeón mundial. 1978, la gloria del 86 arrebatada por el referí a favor de Bayer, de Chevron, de Monsanto y de Mercedes Benz en el 90…
Millares de cuerpos enfilan hacia el centro, festejando a los cebollitas sub campeón. ¿Por qué tengo que estar vestido con esos colores, porque tener en mis manos la bandera?
Llego a avenida de Mayo, camino largo desde La Boca tantos cuerpos juntos arrastran al mío hasta ese monumento a la pija –o sea a la nada- que le llaman Obelisco.
¿Por qué tengo que saltar si no soy ni alemán ni de Brasil, ni ingles? La bandera, dios, mi culo. ¡Dejame llegar a mi casa! No me empujes. Sigo caminando de todas formas a pesar de eso que llaman “multitud” por Avenida Corrientes porque la SUBE controladora no funciona sin dinero. Quiero fumarme un cigarrillo, quiero llegar a mi cama. Es domingo, no me jodan.
“Ponete esta campera arriba de la otra. Si de una, así pareces más gordo. Dalee, pone cara de malo”, me decís riéndote conmigo, salió a la puerta a despedirme. A veces me irrita, mi Reina amiga, y sin embargo, ¡esa campera! no cedió nunca ante el facaso. Me la desprendo en el forcejeo se me cae y salgo corriendo. No soy ningún cagon, si lo fuese me quedo a pelear en desventaja y caería sin vida ahí mismo. Eso sería ser cagon. Yo aún tengo muchos fracasos y victorias que vivir en este planeta. Forrxs, hijxs de mil yutas. ¿Quién les da derecho a pensar que pueden hacer eso?, pienso, mientras me siento 100 metros mas adelante a fumar y veo a una mama con su nena llorando porque les habían robado la cartera y el celular.

 ¡Incidentes en el Obelisco! TN transmite en vivo el alboroto organizado por el gobierno para que se pudra. Mientras me salvo del facaso, me encuentro un vino de primera marca y la nena llora con su mama, muchos, miles de cuerpos comevidrios se hacen los distraídos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario